Lactobacilos para bebés: un pequeño elemento para una gran salud

Lactobacilos para bebés

Todos hemos oído hablar acerca de la importancia de la microbiota intestinal para nuestra salud. Los bebés no nacen con una microbiota intestinal ya definida, pero en los primeros días de vida son colonizados rápidamente por distintos tipos de bacterias que tienen una importante función en el desarrollo del sistema inmunológico. ¿Sabías que en diversas situaciones  los probióticos pueden ser una excelente ayuda para los más pequeños ? Descubre aquí todo lo que necesitas saber acerca de los lactobacilos para bebés.

La importancia de los lactobacilos para recién nacidos

Por cada célula humana, encontramos en nuestro organismo 10 bacterias, lo que ya nos advierte acerca de su importancia en el mantenimiento de nuestra salud. A medida que contamos con más estudios científicos, más nos sorprende el papel de estas bacterias, que no sólo son una parte esencial de nuestro sistema inmunitario, sino que se relacionan con nuestro sistema nervioso central y que pueden ser decisivas para el tratamiento de numerosas enfermedades.

Entre estas bacterias deben destacarse los lactobacilos y las bifidobacterias, las cuáles forman parte de la microbiota intestinal del adulto así como del niño y el lactante. ¿Cómo empiezan a formar parte de nuestro organismo estas bacterias? El inicio de esta colonización por parte de bacterias beneficiosas tiene lugar en los primeros días de vida. ¿Cómo se produce?

  • A través de la lactancia y la glándula mamaria.
  • En el parto vaginal (se adquiere principalmente la microbiota vaginal e intestinal de la madre).
  • En el parto por cesárea (se adquiere principalmente la microbiota de la piel de la madre y del entorno hospitalario).

La importancia de los lactobacilos en los bebés

Esta colonización bacteriana que se da al inicio de la vida resulta de gran importancia, ya que previene enfermedades en el bebé a la vez que favorece una adecuada maduración del sistema inmunológico, llegando a considerarse en muchas ocasiones como la primera línea de defensa en los neonatos.

¿ Para qué sirven los lactobacilos en los bebés?

La microbiota intestinal del recién nacido difiere de la del adulto y no se establece totalmente hasta los 3 años de vida. Entre los distintos grupos de bacterias que colonizan inicialmente el intestino del lactante podemos destacar los lactobacilos y las bifidobacterias, que también son los grupos mayoritarios en la microbiota intestinal de la adulto.

No obstante, las cepas de bacterias que se utilizan en los adultos no son iguales que las utilizadas en los bebés. Veamos a continuación qué probióticos concretos se emplean en la pediatría y cuáles son sus beneficios:

  • Lactobacillus reuteri DSM 17939: El Lactobacillus reuteri en el recién nacido es uno de los más empleados. Se ha utilizado exitosamente para tratar el cólico del lactante, ya que disminuye el llanto y la irritabilidad.  Además, resulta uno de los probióticos más beneficiosos para los bebés con infecciones gastrointestinales, ya que mejora la sintomatología y disminuye el empleo de antibióticos.
  • Lactobacillus fermentum CECT 5716: Los probióticos que contienen lactobacillus fermentum son muy útiles para combatir y prevenir infecciones intestinales, ya que esta bacteria se adhiere muy bien a las células intestinales, evitando así la unión de esas células con bacterias patógenas. Entre los distintos lactobacilos para bebés, esta bacteria destaca por poseer un efecto modulador sobre el sistema inmunitario, mejorando la respuesta frente a infecciones y disminuyendo la respuesta inflamatoria. El uso de probióticos que contengan esta bacteria también se ha asociado a un riesgo significativamente menor de sufrir infecciones gastrointestinales.
  • Bifidobacterium longum: Los probióticos a base de bifidobacterias son también muy adecuados para el mantenimiento de la salud en los bebés. Entre las bifidobacterias que encontramos en el intestino del bebé debemos destacar que el Bifidobacterium longum en el recién nacido es de gran importancia. Este probiótico protege la mucosa intestinal del lactante frente a las bacterias nocivas y favorece la creación de una buena barrera de defensa intestinal.

Probióticos para bebés

Lactobacilos para bebés con diarrea

La diarrea en los lactantes puede deberse a múltiples factores, siendo una de las causas más conocidas el proceso de dentición o los cambios en la alimentación. En cualquier caso, la diarrea nos indica problemas en la colonización del intestino del lactante. Para tratar de forma natural la diarrea así como para prevenir todos los problemas que pueden derivarse de una microbiota desequilibrada, es conveniente utilzar probióticos para bebés. El siguiente probiótico contiene lactobacilos así como bifidobacterias que se encuentran de forma natural en el recién nacido y que son beneficiosas para bebés con diarrea.

Lactobacilos para bebés con cólicos del lactante

El cólico del lactante es otra situación que puede mejorar bastante con el adecuado uso de los lactobacilos para bebés. Se ha demostrado que el uso de probióticos que contienen Lactobacillus reuteri son de gran utilidad para disminuir el llanto y la irritabilidad, de forma que favorecen también el descanso de toda la familia.

Probióticos para bebés, cuándo son necesarios

No es necesario administrar probióticos para bebés o niños cuando ya se cuenta con una comunidad bacteriana que se está formando saludablemente. Por el contrario, los probióticos para bebés sí serán necesarios en las siguientes condiciones:

  • Empleo de antibióticos: Tanto en los adultos como en los bebés, los probióticos resultan de gran importancia en el tratamiento antibiótico. Esto se debe a que numerosos antibióticos afectan también a nuestras bacterias beneficiosas, causando desequilibrios en la salud intestinal y en el desarrollo del sistema inmunológico, llevando en muchas ocasiones a infecciones repetitivas.
  • Cólico del lactante: Cuando existe cólico del lactante es imprescindible ofrecer consuelo y comodidad al bebé para mejorar su estado. Si se presenta esta dolencia, es esencial contar con un espacio de crianza agradable y tranquilo, pero también nos puede resultar de gran ayuda el uso de probióticos. Los probióticos para bebés, especialmente aquellos que contienen Lactobacillus reuteri, disminuyen el llanto en los bebés y favorecen que puedan descansar profundamente.

Lactobacilos para el cólico del lactante

  • Ausencia de lactancia materna: Ya hemos visto que la lactancia es una de las vías más importantes para la colonización bacteriana del bebé. Si la lactancia materna no se da, la formación de la microbiota intestinal del lactante se ve comprometida y disminuida, esto resulta negativo tanto para la maduración del sistema intestinal como para la maduración del sistema inmune, por lo que es altamente recomendable la complementación con probióticos. También es muy importante utilizar una leche que contenga GOS o Galacto Oligo Sacáridos. Esta es la fibra prebiótica encontrada de forma natural en la leche materna, la cual tiene la importante función de permitir el crecimiento de las bacterias beneficiosas.
  • Trastornos gastrointestinales: Si el bebé sufre de irregularidades en su tránsito intestinal, ya sea diarrea o estreñimiento, esto nos indica acerca de desequilibrios tempranos en la microbiota intestinal. El uso de probióticos permite regular la evacuación de los lactantes, disminuyendo así sus molestias. En el caso de enfermedades infecciosas del tracto gastrointestinal, la complementación con probióticos se hace imprescindible. La administración de bacterias beneficiosas permite que las mismas se adhieran a la mucosa intestinal y desplacen así a las bacterias nocivas, impidiéndoles causar una infección.

¿Cuál es la dosis de lactobacilos para bebés y cómo administrarla?

Debes tener en cuenta que la dosis de lactobacilos para bebés va a depender siempre del complemento nutricional que se utilice. Cada producto empleará unas determinadas cepas bacterianas y concentraciones, por lo que resultará de gran importancia seguir siempre los consejos de utilización que se especifiquen en el envase.

Algunos probióticos para bebés se presentan en forma de gotas, por lo que pueden administrarse directamente o bien mezclarse con la leche en el caso de que el bebé se alimente con biberón. Aquellos probióticos que se presentan en sobres se deshacen en agua para posteriormente dárselos a tomar al bebé. Siempre que no se indique lo contrario, pueden también mezclarse con la leche cuando el bebé tome biberón, pero se debe tener en cuenta que pueden alterar el sabor de la misma.

¿Te ha quedado alguna duda acerca de los lactobacilos para bebés? Entonces no dudes que tienes a tu disposición la sección de comentarios, donde además de realizarnos las preguntas que necesites, puedes también aportar cualquier sugerencia.

Miriam Arana

Miriam Arana

Creadora de BioSaludEco. Para mí la salud es el medio principal que nos permite vivir en armonía. Si quieres conocer cuál es mi formación y mi experiencia pulsa el botón.

Más sobre mí
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  .
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad