Foto posición 1 (formación, vocación, inquietudes)

Formación, vocación e inquietudes

Mi nombre es Miriam Arana y creo que una buena forma de empezar a presentarme es compartir contigo qué he estudiado y por qué he decidido hacerlo.

Obtuve el título de Técnica de Farmacia y Parafarmacia en el Campus EUSES de Salt. Cuando inicié mis estudios me moría de ganas por descubrir cómo una sustancia química podía relacionarse con nuestro organismo y tener la capacidad de producir cambios drásticos en muchos niveles.

Pero esa inquietud no era suficiente para comprometerme con mis estudios, me comprometí por vocación, convencida que detrás del mostrador de una farmacia podía ayudar a muchas personas a tener un mejor cuidado de la salud.

Aún a día de hoy  y después de más de 7 años dedicados a la farmacia comunitaria sigo convencida. Detrás de ese mostrador siempre he intentado transmitir la importancia de un uso responsable de la medicación, he aconsejado en primer lugar los tratamientos que forman parte de la medicina tradicional y he hecho partícipe al paciente del cuidado de su salud a través de los hábitos de vida o hábitos higiénico-dietéticos.

BioSaludEco nace de esa vocación, que ha sido el motor que día a día ha trazado mi trayectoria profesional.

Nunca me canso de aprender, por ello mi formación continuada en el ámbito de la farmacia es muy amplia, no quiero aburrirte con ello pero sí quisiera destacar los siguientes cursos:

  • Fitoterapia aplicada, completada con curas dermatológicas y aromaterapia
  • Probióticos, usos e indicaciones en el sistema digestivo
  • Microbiota autóctona, probióticos y prebióticos
Foto posición 2 (formación, vocación, inquietudes)

Conectando la farmacia con el cuidado integral de la salud

Durante el verano del año 2011 recogía mi título de Técnica de Farmacia y Parafarmacia y cuando comenzó el otoño yo ya me encontraba en Barcelona estudiando homeopatía en Heilpraktiker Institut, una escuela de marcado carácter alemán, algo que me convenció, ya que Alemania no sólo financia los medicamentos homeopáticos sino que reconoce la contribución de la homeopatía a la salud pública.

Mis prácticas como homeópata las realicé en el centro SPOTT de la Diputación de Barcelona, dedicado a la prevención y la atención de las adicciones.

Al finalizar mis estudios de homeopatía abrí mi propia consulta en el espacio terapéutico Onia de Girona, una consulta que mantuve durante aproximadamente un año y que dejé para irme a vivir una temporada a Argentina.

¿Pero cómo pasé de la farmacia a las terapias alternativas? A medida que iba aprendiendo sobre enfermedad, salud y fármacos, mejor entendía que el bienestar completo era algo que sólo se podía lograr con una visión más amplia y respetuosa… Debemos conocer los mecanismos que causan la enfermedad, pero más importante aún es conocer los mecanismos responsables de la salud para potenciarlos.

Mi experiencia en la farmacia también cambió por completo y de forma muy personal mi visión sobre la salud femenina, al ver como procesos totalmente naturales y saludables en la mujer eran medicalizados prácticamente de forma sistemática.

Decidí desaprender todo lo aprendido en relación a la salud de la mujer y tomar una nueva visión. Como no podía ser de otra forma, recorrí ese camino de la mano de mujeres nutritivas y transformadoras, de la mano de muchas mujeres, pero quisiera hacer una mención especial a:

  • Sophia Style, creadora de Mujer Cíclica, con quien he podido compartir algún círculo de mujeres y también realizar diversas formaciones online (“Las cuatro lunas en mí” y “El camino de la facilitadora”) con el objetivo de poder comprender mejor qué pasaba en mi cuerpo y mi psique a la vez que adquiría herramientas para ayudar a otras mujeres en este camino de comprensión y autoconocimiento.
  • Coral Ríos, quien a lo largo de algunos años preciosos me enseñó a bailar danza del vientre, a compartir espacios de creación con otras mujeres, a sanar a través del cuerpo y quién finalmente me invitó a realizar una formación muy especial: adquirir los conocimientos necesarios para enseñar esta danza y todo su potencial terapéutico a otras mujeres.
  • Mónica Felipe-Larralde, a quien conocí gracias a su estudio sobre el útero y con quién también tuve la suerte de formarme a través de su curso “Sexualidad: claves de tu cuerpo de mujer”.

Obviamente no puedo hablarte de salud femenina y medicina tradicional sin mencionar a mi madre, a la que nunca le hizo falta leer sobre los compuestos ricos en azufre de la cebolla para utilizarla de forma muy sabia, quien antes de acudir al botiquín acude a la cocina, el lugar donde empieza la salud.

Mi historia en Internet

BioSaludEco es también el resultado de mi larga trayectoria como creadora de contenido web, trayectoria que empieza el 1 de septiembre de 2010, cuando contacto con el equipo de Red de Webs, de Argentina, quienes buscaban redactores para sus últimos proyectos desarrollados, todos ellos relacionados con la alimentación.

El 7 de septiembre de 2010 ya estaba colaborando con ellos como redactora, aunque nunca hubiera imaginado que en el año 2016, aprovechando mi estancia en Córdoba (Argentina), estaría tomando un refresco junto a aquella persona que me dio esta primera oportunidad: hablando de mi participación en nuevos proyectos, de cuánto tiempo se tarda en monetizar un blog, de todo el camino que ya habíamos compartido… Gracias Gustavo.

Otra fecha que quiero destacar es el 1 de septiembre de 2014, cuando Dean Romero contestó al mail que yo había hecho llegar al equipo de blogger3cero.com, donde entre otras cosas, le digo lo siguiente: “considero que una forma de divulgar una salud natural y respetuosa es poner a disposición del público usuario artículos veraces, originales y de calidad”

Cuanto más me alejo de esa fecha, más puedo comprender la importancia que tuvo para mí y a día de hoy, aún no soy capaz de valorar adecuadamente todo lo que aprendí de él y sigo aprendiendo cada vez que abro uno de sus correos.

Gracias a él pasaron muchas cosas, por ejemplo, conocí hace ya algunos años a Eduard Coromina, el desarrollador de esta página web, con quién he trabajado como redactora y con quien también he compartido la ilusión de nuevos proyectos en común.

En resumen, escribí tanto y en tantísimos proyectos que a finales de 2017 decidí parar por completo esta actividad. Por momentos, anhelé muy profundamente volver a ser redactora, volver a colaborar con aquellas personas de gran calidad humana… Pero parar fue imprescindible para darme cuenta de que mi creatividad sólo podía estar al servicio de mis propios proyectos.

Así nace BioSaludEco, algo muy mío, pero creado para ti.

SÉ PARTE DEL CAMBIO, RECUERDA ESTOS NÚMEROS

0 %
De la población de los países en desarrollo basa la atención primaria de salud en la medicina tradicional
0 %
Del personal sociosanitario mundial es femenino
+ 0
Vidas pueden salvarse cada año reduciendo el consumo de sal
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad